INSTRUCCIONES

Efectivamente, no nos hemos equivocado.

¿Croquetas con obleas de trigo? Pues sí, es más, te garantizamos que querrás hacerlas una y otra vez.

Toma nota, y si quieres ideas, busca en Google el origen de esta receta en Castellón, en el pueblo de Morella, Croquetas morellanas o empanadillas morellanas.

Las obleas dan mucho de sí, y estamos acostumbrados a comerlas y elaborar recetas con ellas cuando están secas y crujientes, pero en este caso las vamos a humedecer y le daremos la forma que queramos. Pueden ser triangulares, en forma de media luna o como unos raviollis, el caso es que el relleno te quede de rechupete, y después tanto si las fríes como si las horneas triunfen en tu mesa.

Truco del almendruco, hazlas como mínimo de un día para otro y congélalas, de esta forma no se deshacen al freír o hornear.

El primer paso es hacer una bechamel, como si de unas croquetas se tratara, para esto utiliza el relleno que mejor te salga, nosotros hemos escogido de carne, pero prueba con huevo cocido y queso, o con atún

Dejar enfriar la bechamel, estirada y cubierta a piel con film

humedece las obleas en un poco de leche o huevo batido

colócalas sobre un trapo o papel de cocina para retirar el excedente

ayudándote con una cucharilla coloca un poco de relleno en el centro de la oblea y cierra al gusto en forma de media luna, de triángulo o de rollito

pasa por huevo y pan rallado y congela

Tendrás un entrante o cena listo para freir o hornear súper crujiente y sabroso¡

VALORACIÓN RECETA

( 0Valoración )

Ingredientes